Accesorios como punto focal

 

Los accesorios son esas piezas que le dan personalidad a un espacio. Es lo que habla de quien lo habita, de cuáles son esos colores o patrones con los que se identifica. Es lo que llama la atención o salta a la vista cuando entramos a un salón. Hablamos de obras de arte, cojines, alfombras, otomanos y espejos, por mencionar algunos. 

 

Los cojines, por ejemplo, es lo que nos permite llevar ciertos patrones, texturas o colores que quizás no nos atrevemos a usar en piezas más grandes como un sofá, una butaca o ropa de cama. De hecho, es la forma más segura y más económica de tener piezas vivas o atrevidas en casa y que podemos cambiar cuando nos cansemos de ellas.

 

 

 

Tip: En el caso de los cojines, se recomienda que se compren con un ‘cover’ que tenga ‘zipper’ o botones y con una tela que podamos lavar sin que se deteriore o que podamos sustituir por otra. Lo ideal es colocarlos en números impares, 3, 5 ó 7, dependiendo de cuán grande sea el sofá.

 

Mientras, los ‘ottoman’ están cada día más integrados en la decoración. Es un accesorio atractivo que nos permite disponer de un asiento más, que pueden convertirse inclusive en mesita si se les coloca una bandeja encima y hasta incluyen área de ‘storage’ en algunos casos.  

 

Los cuadros o elementos sobre paredes sirven para crear un punto focal en cualquier habitación. Varios cuadros de asuntos relacionados, con un marco uniforme, pueden constituir un grupo e integrarse con los muebles o dar variedad al esquema de color. El tamaño del cuadro debe estar en proporción con el de la habitación y el de los muebles. No debe ser ni muy grande, ni muy pequeño, para que no se afecte la sensación de equilibrio y armonía del espacio. 

 

 

 

Por otro lado, los espejos están sustituyendo los cuadros pues pueden  dar sensación de amplitud, además de que reflejan una mejor iluminación. También contribuyen a la simetría, pues reflejan la pared de enfrente. En ambientaciones modernas son elementos indispensables en la habitación, baño y como complementos decorativos en otros lugares, como pasillos estrechos, pues dan sensación de profundidad. 

 

¿Y las alfombras? Antes de comprar una, debes hacerte varias preguntas: ¿Tienes niños pequeños o mascotas? ¿Vas a colocar la alfombra en un área de alto tráfico, como en una entrada o en la sala? Si es así, debes seleccionar una pieza en un material duradero y fácil de limpiar. Una alfombra de color oscuro o con estampados también ayudará a ocultar manchas o suciedad en zonas de mucha actividad. Decorar con alfombras es una gran manera de añadir personalidad,  comodidad inmediata y estilo a una habitación. 

 

Please reload

Entradas destacadas

Apuesta por el papel decorativo

September 29, 2018

1/10
Please reload

Entradas recientes