top of page

Lo que debes saber antes de remodelar tu cocina

Por Eileen Rivera-Esquilín

Retomar el tema de cocinas en este espacio es mandatorio cuando buena parte de los clientes que atiendo tienen su remodelación en el ‘to-do list’, si no es que lo estamos haciendo ya.


Pero, ¿qué debes tener en cuenta antes de comenzar la remodelación de esta estancia tan visitada de la casa?


Para empezar, es importante que estés claro cuáles son tus necesidades básicas en esta zona. Porque sabemos que ahí no solo se cocina, ahí se trabaja, se estudia, se comparte con amigos, y por supuesto, debes saber con cuánto presupuesto cuentas para esos cambios que deseas hacer.


Una vez selecciones el diseñador, ebanista, contratista o compañía que estará a cargo de la remodelación, el primer paso es que te visiten para cotizar el proyecto. Deben tomar medidas de las áreas, de la cocina existente y ese es el momento para que comuniques qué te funciona y qué no en ese espacio.


Me refiero a si buscas crear una isla o extender la existente, si deseas bajar el muro que divide la cocina de la sala, si quieres una alacena más grande, si deseas un ‘rack’ vertical para las especias cerca de la estufa, si necesitas gavetas profundas para las ollas y otras más pequeñas para cubiertos y mantelería, si buscas que las puertas y gavetas tengan ‘soft close’ y si prefieres tiradores o no, entre otras cosas. Todos esos detalles son importantes para que la persona que va a trabajar ese diseño tenga todos los elementos posibles para poder hacer una cotización más certera.



También en esa visita deben tomarse en cuenta las conexiones de agua y electricidad, desagües y de paso, evaluar posibles materiales -como laminados y tope- porque eso también va a variar esa cotización inicial, que sabemos puede cambiar sobre la marcha.


En la mayoría de los casos, tomamos la decisión de renovar nuestra cocina porque ya está muy vieja y deteriorada, porque el tope es laminado o está manchado, porque no nos gusta el laminado existente en las puertas, entre otras razones.


Pero hay otra razón que puede ser más importante todavía y es la funcionalidad. Si ahora son más en casa, o los hijos crecieron, o recibimos más visita y se nos hizo pequeña la cocina, sin duda, necesitamos renovar esa zona.


Te presento un ejemplo, si los hijos crecieron y se fueron, y ahora vives sola-solo o simplemente con tu pareja, y te resulta más cómodo tener un desayunador para comerte algo rápido, en lugar de ir hasta el comedor, pues quizás lo que necesitas es extender un poco ese tope para colocar un par de ‘stools’. De eso se trata, de que levantes bandera y hables con el diseñador y con el ebanista sobre todas las necesidades que tienes, ese es el momento de discutirlas.


Aprovechen la oportunidad para agregar conexiones eléctricas en la isla /tope y en lugares estratégicos para colocar los ‘pop-up’ en los que podemos cargar celulares y tabletas. Vean también la posibilidad de tener más área de almacenaje y ocultar algunos equipos pequeños como cafetera o licuadora, todo eso se puede lograr ahora con gavetas ‘pull out’ o nichos, así como ‘pocket doors’, que nos permiten más espacio libre sobre el tope.


(Fotos / Unsplash)


Esto, forma parte de las tendencias que estamos viendo en la fabricación y diseño de cocinas más modernas, según me explicó el ebanista Carlos Ormaza, de Ormaza Woodworking, en entrevista realizada para el ‘podcast’ Interiorismo 101.


“Estamos viendo el modelo europeo con cocinas lineales. Ya no se lleva la cocina hasta el techo, menos puertas de cristal, más gavetas profundas o gavetas interiores, sistemas ‘pull-out’, espacio para alacena y zafacones, sistemas para las esquinas que salen completo hacia afuera, ‘soft-close’ y sistema ‘push’, así como ausencia de tiradores".


Escucha el ‘podcast’ aquí: https://rb.gy/u0p48


¿Cómo la distribuimos?


Esa es la otra parte de la ecuación. Escoger la distribución que mejor vaya con el espacio disponible que tenemos y que más funcional sea para nuestro día a día no deja de ser complicado.


Siempre que contamos con poco espacio, una buena distribución puede hacer magia y hacernos sentir que la estancia es mucho más amplia de lo que es. Por ejemplo, conectarla con espacios contiguos, eliminar alguna pared siempre que se pueda y aprovechar bien cada pie cuadrado, es lo ideal en cualquier distribución que consideremos.


Cuando se trata de una cocina pequeña, saben que hay que sacar el máximo partido al área y por eso se recomienda utilizar muebles a medida o módulos de poca profundidad, para aprovechar el almacenaje.



Una cocina convencional se puede ver mucho más grande cuando la distribución es en línea, con un único frente y si se puede, una mesa o barra pequeña con ‘stools’.


Otra opción sería, ubicar dos frentes paralelos, con los enseres y área de trabajo localizados en el frente más largo y del otro, una zona menos profunda para almacenaje y más tope libre. De hecho, si no cuentas con ventanas y puedes crearlas, mejor, porque así seguramente el efecto cambiará de angosto y oscuro a luminoso y abierto.


Ahora, cuando tenemos la oportunidad de tener la estancia completamente abierta, se suele hacer una distribución en forma de U, con los muebles pegados a las paredes y un frente en columnas para maximizar el área de almacenaje e integrar algunos equipos y así mantener todo más recogido.


Otra sugerencia que te comparto es, no utilizar muebles altos en los dos lados, sobre todo, cuando se trata de una cocina lineal en paralelo, para que visualmente no te reste espacio si ya es limitado. Deja uno de los lados solo con muebles inferiores.


Finalmente, no podemos dejar de mencionar la cocina en L, que es muy popular, sobre todo cuando se busca conectarla con la sala-comedor. En este caso, se suele utilizar el lado más largo para las zonas de cocción y lavado, mientras que del otro lado, se aprovecha mejor para almacenaje. Visualmente son muy atractivas y van muy bien con cualquier estilo decorativo. Esta propuesta, en la mayoría de los casos y cuando el espacio lo permite, tiene además una isla. Ésta puede ser solo de apoyo o de almacenaje, o en donde se ubica estufa, campana y además desayunador.


Por último, pero no menos importante, recuerda que lo primero a considerar es cómo se van a ubicar las tres zonas importantes de cualquier cocina o el triángulo de trabajo, que no es otra cosa que la nevera, estufa y fregadero. Eso no se logra cuando es lineal, claro está, pero sí en las otras distribuciones. Para que tengan una idea y para que este triángulo funcione bien, la suma de sus tres lados, no debe pasar de 26 pies.


Ahora cuéntame, ¿cómo quieres que sea tu nueva cocina?

Si deseas ayuda adicional, escríbeme y podemos coordinar una consultoría.


Busca mi podcast, Interiorismo 101, en Apple, Spotify y Google:

Comentários


Entradas destacadas
¡Conéctate!
Podcast / Ebooks
Buscar por 'tags'
Síguenos
  • Facebook
  • Instagram
  • Youtube
  • Pinterest
bottom of page